Queremos agradecer a nuestro querido Padre Dios, al Espíritu Santo y a la Sagrada Familia de Nazareth, que han hecho realidad la formación del Movimiento Católico Laical “Matrimonios Unidos en Victoria” (MUEV), que es una respuesta del Señor, para nuestros tiempos, para salvar su GRAN PROYECTO DE AMOR – LA UNIDAD EN EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA.

Nuestra espiritualidad se expresa en vivir el sacerdocio bautismal en el matrimonio-sacramento, lo que constituye para los cónyuges y para la familia el fundamento de una vocación y de una misión sacerdotal, mediante la cual su misma existencia cotidiana se transforma en sacrificio espiritual aceptable a Dios por Jesucristo.

La misión de MUEV es acompañar a los matrimonios para que la crisis que les haya tocado vivir, con consciencia o no de ella, sea ocasión para una conversión más profunda al Señor Jesús, y en consecuencia, una adhesión auténtica y activa a la vida cristiana.