Queremos agradecer a nuestro querido Padre Dios, al Espíritu Santo y a la Sagrada Familia de Nazareth, que han hecho realidad la formación del Movimiento Católico Laical “Matrimonios Unidos en Victoria” (MUEV), que es una respuesta del Señor, para nuestros tiempos, para salvar su GRAN PROYECTO DE AMOR – LA UNIDAD EN EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA.

Damos gracias a Dios por Mons. Lino Panizza, R.P. Angelo Costa, R.P. Carlos Salas, R.P. Fernando Olivera, R.P. Edgar Luis y R.P. Alberto Maravi y la Invalorable ayuda de las hnas. Maria Angeles del Verbum Dei y a la Hna Gracielia Otsu del Mater Dei,  Asimismo, a Mons. Javier Ariz y R. P.Juan Luis Lazarte que interceden con sus oraciones desde el cielo.

Somos testigos del obrar de Dios en cada uno de los esposos que asisten, la restauración de sus familias, que nos llenan de asombro, esperanza y gozo interior y nos dan la fuerza para seguir adelante.

Agradecemos al Señor por que El eligió a cada uno de los Matrimonios Evangelizadores,  que con su servicio, entrega, formación y oración, hacen posible que MUEV, siga evangelizando en “espíritu y verdad”.

Damos gracias al  Espíritu Santo que permite, se haga realidad,  el sueño de Oro de Jesús, “que todos sean Uno” en nuestro movimiento y en nuestros hogares.

Damos gracias a nuestros hijos que entregan a sus padres para esta labor misionera de salvar la familia  y  puedan decir al ver nuestra relación: “Mira como se aman”, y también puedan pensar: “así como nuestros padres se aman, así me ama Dios” y habremos cumplido nuestra misión de ser testigos de la Familia de Nazareth en nuestra Pequeña Iglesia Doméstica, para Gloria del Padre.

Con entrañable cariño y unidos siempre en oración, en Jesús, María y José.

Bruno y Viole Pietrapiana